LA DEPENDENCIA DE ANDALUCÍA

Valoración de los usuarios: / 10
PobreEl mejor 

Fernando_Repiso_6Por mucho que la Presidenta Susana Díaz blinde Sanidad y Educación, por mucho que el Consejero Alonso ponga en marcha un control sobre las empresas “cazasubvenciones” para la Formación, por mucho que la juez Alaya se esfuerce en limpiar los ERE, por muchos grupos que se formen para reclamar los derechos de Andalucía, por mucho andalucismo que se derroche ante los medios de comunicación por quienes nunca creyeron en Andalucía, tenemos que reconocer que ni se ha roto y difícil será romper tan denigrante dependencia andaluza del centralismo español y, como consecuencia, del servilismo del gobierno central hacia el acaparamiento y ambición de poder de la Alemania Merkeliana. No está el horno para bollos, no está todavía el pueblo andaluz en disposición de hacerse valer como tal. Desde el famoso y asimétrico reparto de competencias, Andalucía sigue en la cola de las del 151, desde que los dineros de Europa pasan por Madrid, Andalucía no recibe lo que le corresponde. Y por otro lado ni los gobernantes andaluces hacen uso apropiado, y sobre todo público, del mismo. Es la pescadilla que se muerde la cola… y así nos va.  

Hubo un tiempo de bonanza en el que el despilfarro se ejercía por decreto y a dedo, gastando dineros obtenidos sin sudor y procedentes de los alegres fondos europeos, especie de compensaciones limosneras que Europa destinaba a países en vías de desarrollo. Por lo visto, y según los optimistas visionarios y manipuladores de cifras y estadísticas del gobierno central, ya le han susurrado en la oreja a la Merkel para que esta mandamás de Europa, decida que Andalucía ya no es “objetivo prioritario”, cuando la producción aumenta hay que tirar los frutos del trabajo para no perjudicar los precios del mercado, cuando aparecen otros intereses o rentabilidades, que le vayan dando a los pescadores andaluces, cuando el aceite andaluz logra colocarse en la primera línea de la calidad mundial, se inventan empresas foráneas para acaparar su mercado, cuando el jamón de nuestras sierras escala posiciones hasta los chinos lo están plagiando con el consentimiento gubernamental.

Andalucia-dependienteYa me referí en otra ocasión al colonialismo que sufre Andalucía, el hasta donde estamos llegando se supera con una dependencia financiera destructora, no es cierto que a Andalucía le haya hecho tantísimo, aunque no poco, daño la burbuja inmobiliaria, hay otras burbujas ocultas, consentidas y promovidas desde los poderes políticos y que la están destruyendo lentamente. Cierres de PYMES, traslados de empresas a otros países con jornales más baratos, trabajadores andaluces sustituidos por extranjeros, la importada ley de dependencia convertida en lento genocidio, la asumida ya como obligación por la ciudadanía de proveer comida a los desasistidos por los recortes, llamados sociales, cuando su verdadero calificativo plural es “criminales”.

Los bancos andaluces han desaparecido porque el banquero lo es para ganar dinero y se apunta al ganador en esta carrera de escuálidos galgos. Se promueven tecnologías con cargo a lo público para actividades que no se ejecutan más que en el extranjero, véase la aeronáutica. Se recortan servicios públicos para que tengamos que acudir a los negocios privados que ellos mismos montan. No me valen los puestos de trabajo creados porque otros muchos y más se cambian por los, de moda, “minijobs” o “microjobs”, es decir: trabaja más gente, menos horas, cobran mucho menos y lógicamente consumen más bien poco. ¿En que hemos avanzado?: en que el sueño de ser mileurista se está convirtiendo en ser cuatrocientoeurista, en que la aspiración de un licenciado sea ser camarero de temporada o niñera en Londres.

Toda esta situación en cúmulo de despropósitos no es que sea exclusiva andaluza, es que Andalucía no se puede permitir el lujo del servilismo, actitud que arrastra desde siglos. Si, el servilismo es un lujo, es como permitirse la irresponsabilidad, es como sacudirse las pulgas ante tanto atraco, es una encogida de hombros del “no se nada”, “a mí que me cuentas”, “es cosa de políticos”, “esto pasa en todas partes”, “bastante tengo con salir palante”…, es, en definitiva, no luchar por lo tuyo. Y lo que no saben éstos que dicen a boca llena “no saber de política” es que los están dirigiendo por mandato subliminal en la dirección que les conviene a los poderosos como a los pavos con la bara. Están bailando al son que nos tocan desde intereses capitalistas centrados en Alemania, con sucursal en Madrid y pequeña delegación en Andalucía.

Andalucia-marionetaSólo somos europeos para las obligaciones y para los impuestos, pero no para los derechos. En vez de tomar de Europa las cosas buenas, asumimos como corderos las que benefician a nuestra costa a unos cuantos delincuentes consentidos y actuando como marionetas de un sistema corrupto, egoísta e insensible.

Si Andalucía tuviese voz, sí, voz, que significa conciencia, otro gallo les cantaría a tanta mafia, cobradores del frac disfrazados de benefactores, ladrones de viviendas, destructores de vidas de sudor o enfermedad, comerciantes de un hambre casi colectiva y provocada, desde el sustento alimenticio, medicinal, salarial, social …

Los andaluces por nuestra histórica condición, que parece que se la comió el gato, no nos merecemos este tratamiento. Quienes asumieron por la urna (pocos por cierto) y recalcan públicamente su defensa de Andalucía que se amarren los machos que los andaluces somos nobles, y hasta mansos si es necesario, somos tolerantes hasta frente al insulto, somos pacientes hasta que nos tocan… eso, somos alegres por obligación cultural pero estamos entristeciendo a compás de una marcha fúnebre. 

La presidenta Díaz podría aprender la lección de cuando Escuredo quiso andaluzarse con la reforma agraria, huelga de hambre y demás gestos en favor de Andalucía... su propio partido, el mismo que el de la actual presidenta, le dijo ¡eh!, quieto parao!, no te salgas del plato y ella se está verdiblanqueando demasiado para un partido que nunca admitió el andalucismo.

Andalucía no es “destino del divertimento palaciego”, “lugar de vacaciones provisionales”, ni “belleza que todo lo tapa”, ni marioneta ni “Marianota”. Es nuestra casa, nuestro pueblo, ¡¡DEJADNOS EN PAZ COÑO!! Y DADLES A LOS JUECES INSTRUMENTOS PARA QUE LA LEY SE APLIQUE A TODOS POR IGUAL, CAIGA QUIEN CAIGA.