Las bombas saudíes y los tirabuzones de Cádiz

Valoración de los usuarios: / 26
PobreEl mejor 

bombas-atun-almadrabaJuan-Luis-PavonQué no hubiera escrito desde Cádiz, con doliente humor, el gran escritor Fernando Quiñones sobre el sainete español de las 400 bombas de precisión y las cinco corbetas para Arabia Saudí. El 2018 ha sido considerado por el Gobierno andaluz el Año Quiñones, en el vigésimo aniversario del fallecimiento de un personaje irrepetible. Algo de cara o por lo bajini, en el tirititrán del trágala para tranquilizar conciencias sobre el mantenimiento con dinero saudí de los empleos en la industria naval de la Bahía de Cádiz. El que paga, manda, y cartuchos al cañón (de corbeta). Y a la población yemení, víctima de una de las guerras más espantosas y silenciadas de las últimas décadas, y sometida a un atroz bloqueo alimentario, que le tiren bombas en lugar de raciones de atún de almadraba. Del ‘¡No a la guerra!’ al ‘!Que vienen las elecciones!’. Esto es Carnaval, pero con letra de Groucho Marx: «Estos son mis principios, pero no si no le gustan tengo otros». Para llevarse bien con la tiránica monarquía saudí como cliente, y para evitar un motín en tierras gaditanas, con la amenaza cierta de miles de familias cantándole las cuarenta a todos los políticos con mando en plaza. Ya caducó el orgulloso tanguillo de “Con las bombas que tiran los fanfarrones, se hacen las gaditanas tirabuzones, que las hembras cabales en esta tierra cuando nacen ya vienen pidiendo guerra, ¡guerra! ¡guerra!”. Hoy tenemos un promedio de renta per capita a la cola de la Unión Europea pese al bombardeo de miles de millones de euros enviado para relanzarnos y volver a ser lo que fuimos, que diría Blas Infante.      ENLAZAR CON ARTÍCULO COMPLETO DE JUAN LUÍS PAVÓN DESDE EL CORREO DE ANDALUCÍA