Desde Felipe González a día de hoy hay más de 1.000 políticos entre implicados o investigados. Esto de robar o ponerse hasta las trancas de dinero es una epidemia que abarca a casi todos los que entran en el poder.