Refugio de ladrones protegidos desde los poderes. Pero, que conste, que la culpa la tenemos los votantes.