Son los dueños de la situación, con sus ayudas a los partidos, la financiación de proyectos que no se realizan, cobrando cada día más a los clientes, subiéndose el sueldo los directivos a su libre albedrío, a su codicia... son los que mandan en las empresas y en la política.