Los españoles siempre seremos europeos de segunda. Nuestro comportamiento no pasa del futbol y de la basura televisiva. A la hora de responder como pueblo, recurrimos a las buenas maneras, acción que no es valorada.